Iber Maraví y Walter Ayala : Los cuestionamientos que pesan sobre dos ministros de Pedro Castillo

Los abogados Iber Maraví y Walter Ayala, designados por el presidente Pedro Castillo como ministro de Trabajo y Defensa, respectivamente; tienen algo en común: ambos guardan un pasado con investigaciones y sanciones.

Pese a ello, ambos juraron al filo de las últimas horas de la noche del jueves, en una ceremonia cerrada y retrasada por la demora de Castillo.

Iber Maraví Olarte (60), un Ayacuchano de nacimiento es conocido dentro del gremio de Educación por su trabajo; sino también por haber participado en la facción más radical del Sutep. Y es que, el compositor y cantante, hoy ungido como como ministro, es mencionado en diversas notas periodísticas y registros bibliográficos como alguien que habría estado vinculado a Conare-Sutep, facción del magisterio cercana al Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef).

El Movadef ha sido definido por la Policía y la Fiscalía como el brazo legal de Sendero Luminoso.

Licenciado en Ciencias de la Educación por la Universidad Nacional San Luis Gonzaga de Ica, fue secretario general del Sutep (2003-2005), asesor legal del denominado Frente de Defensa del Pueblo de Ayacucho y regidor de la municipalidad Provincial de Huamanga.

Según reportó El diario La República el 1 de agosto del 2007, Maraví Olarte fue parte de una acusación fiscal junto al dirigente radical del Sutep, Robert Huaynalaya, por los presuntos delitos contra la tranquilidad pública en la modalidad de disturbios, robo agravado, daño agravado y otros, en agravio del Estado, ocurridos durante el paro de profesores en julio de 2004, en Huamanga.

Durante la protesta se destruyó el local del Gobierno regional de Ayacucho, la municipalidad provincial, la Corte Superior de Justicia de Ayacucho y otros establecimientos públicos.

Estas acciones también se recogen en el libro “Entre el crecimiento económico y la insatisfacción social: Las protestas sociales en el Perú Actual” de Romeo Grompone y Martín Tanaka, editado por el Instituto De Estudios Peruanos (Abril 2009).

El libro recoge diversos testimonios, entre ellos el de Maraví Olorte quien narra cómo se hizo la toma de las instituciones y los diálogos para hacer llegar sus demandas durante la huelga.

“Según Iber Maraví, el 30 de mayo (del 2004) el magisterio estuvo dispuesto a dejar las oficinas externas (del Gobierno Regional) a partir del día siguiente, después de comunicar a sus bases el acuerdo”, se indica en el libro.

Libro “Entre el crecimiento económico y la insatisfacción social: Las protestas sociales en el Perú Actual”

El texto también recoge las declaraciones de José Coronel (ex responsable de la sede regional de la CVR en Ayacucho) quien consideró que “Iber Maraví está más cerca de las vertientes del Senderismo, de acuerdo con la ‘solución política’, que sigue siendo violenta en su práctica sindical y busca armar alianzas con quienes se aproximen al discurso a favor de la violencia.

En el libro también se vincula a Maraví Olarte con Hildebrando Pérez Huarancca, a quien se le sindica como el “camarada Medina”, mando del comité zonal principal y valle del Pampas de Sendero Luminoso.

Tratamos de recoger la versión de Maraví Olarte sobre estos hechos, pero no respondió a nuestras comunicaciones.

Libro “Entre el crecimiento económico y la insatisfacción social: Las protestas sociales en el Perú Actual”

Como dirigente de Ayacucho se pronunció contra la instalación de una Base Militar Norteamericana en Ayacucho y cuestionó el proyecto minero Conga a través de una canción.

Pero además, Maraví Olarte fue sancionado por la Autoridad Nacional de Servicio Civil de la Presidencia de Consejo de Ministros por haberse ausentado de manera injustificada y no haber desarrollado sus labores en la Unidad De Gestión Educativa Local Huamanga, entre el periodo del 21 al 28 de junio de 2018.

Por ello, fue mediante la Resolución Directoral No 06746, del 21 de diciembre de 2018, la Dirección de la Entidad resolvió “imponer la sanción de cese temporal por treinta y un (31) días sin goce de remuneraciones”. La decisión fue ratificada a través de la resolución Nro. 000340-2019-SERVIR/TSC-Primera Sala del 14 de febrero del 2019.

Leave a Comment

*

code

Abrir chat